DISFRUTAREMOS DE LO QUE NOS OFRECE GENEROSAMENTE EL DESIERTO PARA NUESTRA SALUD

 

 

 

 

Agua sulfurosa que procede de las galerias del lugar

   

 

Aguas encontradas después de unas largas excavaciones en el campamento.

Agua cuya composición predomina el azufre, lo que le da un olor característico al huevo podrido.

Su administración se realiza por medio de ingesta aunque no se debe descartar otro tipo de aplicaciones. En su composición pueden ir acompañadas de sodio y calcio.

Esta indicada principalmente para procesos reumáticos, dermatológico como eczemas, queratosis, psoriasis o pruritos y respiratorios crónicos, como laringitis, rinitis, bronquitis y asma.

Son utilizados en post-operatorios del aparato locomotor y traumatismos.

Tiene efecto también sobre las afecciones hepáticas.

 

Efectos Beneficiosos

 

Hoy en dia existe una importante cultura del agua, la vuelta a la naturaleza.

Las aguas mineromedicinales son un complemento a la medicina tradicional y favorecen el equilibrio general del organismo.

Si este tipo de tratamiento se acompaña en un emplazamiento en medio de la naturaleza, zona sin contaminación y tranquilidad acentúa su efecto psicológico produciendo una gran sensación de paz, que nos ayuda a combatir ese estrés que nos invade diario.

Además, el agua nos proporciona una limpieza en nuestro organismo, ayudándonos en la eliminación de toxinas.



 

 

Arcilla blanca del lugar


La arcilla blanca, también llamada caolín porque su primer yacimiento conocido se encontró en la región china de Kao Ling, fue utilizada desde la antigüedad como agente curativo en numerosas culturas.
Al igual que otras arcillases rica en silicatos de aluminio hidratados, aunque más pobre en oligoelementos. Presenta también cantidades significativas de otros minerales, como magnesio, calcio, cobre, cinc, cobalto, hierro y selenio, y se puede ingerir.
Entre sus infinidad de propiedades curativas destaca su alto poder desintoxicante, antibacteriano y cicatrizante además de ayudar a regular el pH intestinal. Es por ello que se suele tomar en ocasiones disuelta en agua en casos de úlceras o de transtornos intestinales. Debe ser límpia sin impurezas.

 

Su aplicación en la belleza:

 

Su efecto desintoxicante y antibacteriano también sirve para nuestra piel, convirtiéndose en una aliada perfecta para eliminar impurezas y ayudarnos en la regeneración celular. A diferencia de la arcilla verde, de efecto más purificante, la arcilla blanca es ideal para pieles secas y mates. Además es muy astringente, aporta luminosidad a la piel y también un efecto tensor, dejando la piel lisa y suave ya que elimina las toxinas y absorbe las células muertas de nuestra piel.

 

 Gracias a su pH ácido tiene propiedades vasoconstrictoras lo que la hace ideal para utilizar en piernas cansadas.


La arcilla blanca no debe entrar en contacto con ningún elemento de metal, si no perdería sus propiedades.



 


Baño turco o Hammam

 

Al igual que la sauna finlandesa el baño turco o hammam se sirve del calor para producir beneficios en el cuerpo, pero en este caso el calor suministrado es a través de calor húmedo, con vapor de agua. La temperatura es inferior a la sauna seca, oscilando entre 25-50 grados según la altura, y la humedad relativa del 99%, con lo que el ambiente está saturado de vapor de agua e impide el proceso de sudoración, por tanto en el baño turco se suda menos que en la sauna finlandesa. En este tipo de sauna el calor se genera al calentar agua y evaporarse a lo largo de toda la sala, creando una especie de neblina, que al posarse sobre la superficie corporal formará gotas asemejándose al sudor, haciendo la función de dispersar el calor y refrigerar el cuerpo.

 

Beneficios:

 

El calor acelera las funciones metabólicas, aumentando la respiración, la frecuencia cardiaca y estimulando por tanto el sistema nervioso y hormnal.

El vapor produce una equilibrada dilatación de los poros, que elimina toxinas e impurezas.

Al dilatarse los poros y entrar el vapor de agua se produce una limpieza de la piel, quedando suave.

Al humidificarse las vías aéreas se produce un efecto expectorante, útil en situaciones de resfriado, tos, sinusitis y otras afecciones del sistema respiratorio.

Es menos estresante para el organismo que la sauna seca o finlandesa, tiena más efecto de relax, aunque al inicio hay que acostumbrarse a la sensación de agobio que produce el respirar aire tan saturado de vapor de agua.

Al igual que que la sauna seca se alterna con baños de agua fría.